jueves, 10 de noviembre de 2011

La Plataforma por la Dignidad de Personas Sin Hogar denuncia la muerte de 8 sin techo en Tenerife en los últimos mes

SB-Noticias.- Seguimos desde la Plataforma un día más comunicando, haciendo de altavoz de los que no tienen voz, para contarles que anoche finalmente, ante el silencio de las autoridades locales, Encarnación, la madre coraje de Alonso el sin hogar fallecido el pasado sábado, pasó la noche en el albergue municipal por falta de medios económicos, abrumada por los gastos que va a tener que afrontar para llevarse los restos de su hijo a Cataluña, sumado a los gastos que ya acumula en los días que lleva en Tenerife.
Encarna se quedó en el albergue, pasó la noche en un pasillo junto a una ventana que no le permitían cerrar, sobre una colchoneta de hacer deporte de no más de unos pocos centímetros de espesor, con una sábana agujereada y una manta por almohada, con la advertencia de no abandonar sus pertenencias por peligro de que se las robaran. Todo esto, lo grabó ella misma en una videocámara, para que quede constancia, demostrando mucho coraje. Por suerte no tendrá que pasar ya más noches en el albergue en esas condiciones, pues desde la Plataforma hemos podido conseguir un lugar para ella que no le suponga coste. Igualmente, miembros de la Plataforma estamos buscando una funeraria que pueda bajar el precio del coste por tratarse de una mujer sin recursos, y la acompañamos durante el día  a las gestiones que necesita hacer (tanatorio, abogado, forense, juzgado, decanato, registro, policía, etc.), en la odisea que está suponiendo para ella que la escuchen e investiguen la muerte de su hijo. Incluso estamos en contacto con la Generalitat de Cataluña para que allí sepan cómo tratan las administraciones canarias a una ciudadana catalana que tiene problemas.

Sin duda, la imagen que está dando el consistorio en este asunto, y en otros muchos, es mucho más que lamentable. Pues no hablamos ya del coste económico, hablamos de que por lo menos habrían podido poner a disposición de la madre a un trabajador social del Ayuntamiento para facilitarle las gestiones que ella sola no sabe hacer. Cuanto más fácil es que un concejal u otra persona en nombre del Ayuntamiento haga una gestión a que la haga alguien desconocido de la Plataforma. Sobran más comentarios.

Pero la cosa no queda ahí. Esta pasada noche, miembros de la Plataforma acompañamos a Encarnación a la puerta del albergue, y pudimos comprobar, y grabar, como se castigaba a una señora enferma y se la sacaba de su cama para echarla a la calle acusada de haber encendido un cigarro, cuando sufre de los pulmones y tenía recomendado reposo e insistía en que ella no había fumado. También pudimos grabar cómo se hacía lo mismo con un señor con muletas al que dejaban en el suelo tirado en la puerta del albergue, y aún pudimos ver a varios más con muletas, sillas de ruedas, algunos ancianos, algún ciego, y otros con otros muchos achaques, en lo que más que un albergue es un apartadero municipal, donde se esconde a la gente para que no molesten esperando a que se mueran más pronto que tarde para que así terminen de molestar.

Por suerte, allí nos mantuvimos los miembros de la Plataforma hasta casi las once y finalmente entraron los dos expulsados y alguno más que había estado castigado también en noches anteriores. ¿Qué clase de disciplina carcelaria es esta? Nos preguntamos qué habría pasado de no haber estado nosotros allí presionando.

¿Qué será lo próximo? La altura moral de los responsables municipales no tiene límite conocido, por lo que estamos comprobando