domingo, 7 de agosto de 2011

Mayores y muy solas

La mayoría de los usuarios son mujeres de más de 66 años que no tienen familia


  

T. G./ LA PROVINCIA
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
La mayoría de los 1.969 usuarios del servicio de ayuda a domicilio de la capital grancanaria son mujeres que viven solas, tienen limitaciones físicas y pensiones muy exiguas para vivir. A medida que la edad de los usuarios supera los 85 años, la demanda de atención crece y necesitan que se les haga todo prácticamente, señala una trabajadora. "Muchos de ellos, más que les limpien la casa lo que necesitan es cariño, porque muchas veces el ayudante a domicilio es su única familia. Somos las únicas personas que ven en muchos días", aclaran. Los ayudantes a domicilio los bañan, limpian su casas, les hacen la comida, les planchan, en función de las necesidades de cada usuario.

Aunque también hay usuarios jóvenes porque son discapacitados, han sufrido operaciones o accidentes que los incapacitan, el 85% de los beneficiarios es mayor de 60 años, entre los que hay 224 personas que están encamadas.

"Algunos", explica la ayudante a domicilio, "se orinan encima y todos los días hay que cambiarles la cama y bañarles. Son personas solas y hay que darles vida, además del servicio de aseo o limpieza. También les damos la medicación o les recordamos que la tomen y les acompañamos al médico y hasta le gestionamos el papeleo. Se crea un lazo emocional muy grande".

Calidad

La finalidad de la ayuda a domicilio es conseguir que la persona mayor viva en condiciones en su domicilio el mayor tiempo posible antes de ir a una residencia. En la capital grancanaria la ayuda es gratuita, frente a otros municipios en los que se aplica el copago en función de la capacidad adquisitiva del solicitante. Los mayores dependientes de la capital soportan además el problema añadido de la escasez de plazas de residencia. En muchos casos, aunque quieran no tienen una plaza a su disposición.

Además del envejecimiento de la población en los últimos años se ha notado un aumento de personas dependientes debido a accidentes automovilísticos. Un 4% de los usuarios tienen familias con conflictos. La mayor demanda de este servicio se registra en el Cono Sur y en la Ciudad Alta. Se trata de personas con pensiones muy pequeñas. Algunos de los encamados tienen familia, pero los trabajadores señalan que cuidar a estas personas es agotador, por lo que también necesitan el auxilio de estos profesionales para aliviar su carga física y psíquica.

La atención a los mayores, en precario



La ayuda a domicilio se recorta, la demanda se dispara

Las peticiones de atención crecen un 57% en cuatro años y aumentarán aún más por el envejecimiento de la población





FUENTE: TERESA GARCÍA/LA PROVINCIA
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
 La capital grancanaria se prepara a recortar el dinero de la ayuda a domicilio, pese a que la demanda de este servicio no ha parado de crecer durante los últimos diez años. El envejecimiento de la población es el responsable de que las peticiones de atención se hayan disparado desde 2008. Las previsiones apuntan a que el crecimiento será mayor en los próximos años, a medida que envejezcan los 76.960 mayores de 60 años que hay en el municipio. De hecho, los servicios sociales temen una avalancha de peticiones el próximo año porque a finales de diciembre se incorporan al censo unos 2.000 mayores de 65 años. La demanda creció un 57% en los últimos cuatro años.

En medio de este preocupante panorama, el Gobierno municipal de Juan José Cardona no sólo piensa eliminar el servicio de limpieza y elaboración de la comida a más de mil usuarios, sino que pretende mantener en el contrato de los dos próximos años prácticamente el mismo presupuesto (algo más de 4,2 millones de euros por año) que ya se ha demostrado que es insuficiente para atender a los usuarios, el 85% de los cuales son mayores de 60 años. Los populares se escudan en que "no hay dinero" para recortar el servicio, mientras que la oposición niega la mayor y esgrime que, en cualquier caso, la atención a las personas dependientes debe ser prioritaria. El personal municipal de Servicios Sociales y el Colegio Profesional de Trabajadores Sociales también se han manifestado en contra de un recorte, que está sembrando la alarma entre los usuarios, muchos de los cuales están solos y dependen de este servicio, porque carecen de recursos económicos. De momento, la concejala de Asuntos Sociales, Rosa Viera, ha ordenado la suspensión de los servicios de limpieza y cocina, y sólo mantendrá el aseo personal a unos 900 usuarios. Viera anunció el pasado lunes que se revisará "caso por caso" y sólo se mantendrán aquellos servicios "que son necesarios".

Suspensión

Sólo en los últimos dos meses el número de usuarios, que en mayo ascendía a 2.100, ha disminuido en 131 personas. Se supone que en la mayoría de los casos se debe a la suspensión del servicio. Rosa Viera reconoce que han sido varios los servicios que se han denegado, pero no aclara su número. Fuentes de los trabajadores señalan que las ayudas temporalizadas (se conceden por un plazo determinado y luego se prorrogan o no en función de la evolución del usuario) que han vencido desde el pasado mes de junio están suspendidas, pese a que hay casos "realmente sangrantes", pendientes de que se les reanude la atención. Las nuevas solicitudes están paralizadas y los trabajadores de Servicios Sociales ya advierten por teléfono, cuando se les solicita ayuda para limpieza o comida, que no se están concediendo.

El presidente del Colegio Profesional de Trabajadores Sociales, David Muñoz Pérez, critica que se limite al aseo la ayuda a domicilio, porque considera que la limpieza y la elaboración de la comida es igual de fundamental. "Lo que hay que procurar", explica, "es que las condiciones de vida de esta gente sean favorables. Hay personas a las que hay que darle más énfasis, por ejemplo, a la alimentación, porque padecen diabetes. Se trata de un apoyo profesionalizado para una persona con limitaciones físicas, funcionales o psíquicas. Si se le quita ese apoyo, empeora su calidad de vida".

Las horas de atención ofrecidas por el Ayuntamiento pasaron de 373.167 en 2007 a 585.185 en 2010, lo que supone un aumento de un 57%. Aunque el número de beneficiarios, que asciende a 1.969, no ha crecido tanto, las horas de atención se han disparado porque el personal es cada vez más viejo y, por tanto, más dependiente. La concejala socialista y anterior responsable de Servicios Sociales, Carmen Luz Vargas, lo denomina "el envejecimiento del envejecimiento", que requiere cada vez más atención de los servicios sociales. Los estudios realizados por los técnicos prevén para este año un incremento de la demanda de un 12,91% (713.334 horas más), por lo que en el pliego de la renovación del contrato de gestión de la ayuda a domicilio, pendiente de salir a concurso, se contemplaba un incremento de un 20% sobre los 7,5 millones presupuestados este año. La actual responsable de Asuntos Sociales justifica el mantenimiento del mismo presupuesto porque un acuerdo plenario "impide" aumentarlo en más de un 2%. Rosa Viera asegura que no se "dejará sin atención a nadie que la necesite. Vamos a priorizar a los que no tienen familia y a los que no tienen reconocida la ayuda de la dependencia".

Viera no especifica cuántos cobran dicha ayuda, pero un estudio realizado por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales de España, asegura que de las 47.860 personas que reciben ayuda a domicilio en Canarias, ninguna la percibe, pese a tener reconocida la condición de dependiente. Ello es debido a la "nefasta gestión" del Gobierno canario en esta materia, dice el presidente de la asociación, José Manuel Ramírez, que destaca la baja intensidad de la atención que reciben aquí los usuarios de ayuda a domicilio en relación con la media estatal, cuya media oscila entre las cuatro y las ocho horas semanales.

Por ello, Ramírez ve "nefasto" el recorte previsto, porque sería "recortar de lo poco que hay. No es lo mismo el recorte que se ha hecho en Madrid por ejemplo, que dispone de una red muy potente, que en Canarias".

viernes, 5 de agosto de 2011

''Preocupación'' por los recortes en servicios sociales

El Colegio Oficial de Trabajadores Sociales muestra su preocupación por la situación de la ayuda a domicilio en LPGC.

El presidente del Colegio Oficial de Trabajadores Sociales de Canarias, David Muñóz, ha insistido en la "preocupación" del colectivo ante los recortes que están experimentando los servicios sociales en el Archipiélago. En declaraciones al programa El Correíllo de Verano, de CANARIAS AHORA RADIO, Muñoz se ha referido a la falta de financiación del programa de ayuda a domicilio de Las Palmas de Gran Canaria. "Es una prestación básica", ha dicho, "debe existir en los Ayuntamientos y deben prestarla los Ayuntamientos".
La concejal de Asuntos Sociales del Consistorio capitalino, Rosa Viera, levantó esta semana la polémica tras asegurar que el anterior equipo de Gobierno municipal había agotado en siete meses el 87% del importe del contrato de prestación del servicio y anunció que las ayudas se iban a recortar y que se iban a suprimir los servicios de preparación de alimentos y acompañamiento. Según la edil socialista y ex responsable de Igualdad en el Ayuntamiento, Isabel Mena, las acusaciones de Viera escondían más recortes: " Lo que está presupuestado para este año son 7,5 millones de euros", reiteró.
David Muñoz rechaza la eliminación de algunos servicios. "El aseo personal es importante", asegura, "pero es muy importante considerarla (la ayuda a domicilio) como una ayuda integral que no sea solo ayuda asistencial". También ha criticado la intención de Viera de priorizar a aquellos dependientes que no tengan familia que pueda ocuparse de ellos. "Los servicios sociales han visto como el perfil estructural ha variado", afirma, "hay familias normalizadas que se ven ahora en situación de necesidad".