martes, 21 de febrero de 2012

La 'nueva pobreza' afecta a profesionales cualificados


Cuatro de cada 10 hogares canarios con menos de 6.000 euros de ingresos al año dedican más del 60% al pago de la vivienda habitual.
El perfil de la nueva pobreza en Canarias alcanza a profesionales cualificados que se han visto "afectados por una auténtica privación material básica", además de las personas en situación de exclusión social y a las vinculadas a "zonas marginales del mercado de trabajo", según un estudio de la Obra Social de La Caja de Canarias basado en el programa de Urgencias Sociales y Atención a las Familias.
El documento está basado en una muestra de 1.000 familias solicitantes de ayuda de primera necesidad durante 2011, y en el mismo se destaca que "los nuevos perfiles de la pobreza no están derivados sólo de la pérdida de empleo o del empleo con bajas rentas, sino que en muchas casos también, por cambios en la estructura familiar (incremento de hogares monoparentales, desestructuración familiar…), que incide directamente en el riesgo de pobreza, así como por la participación laboral no completa de todos los miembros activos del hogar, más aún cuando existe presencia de varios menores dependientes".
Los hogares que más han empeorado su situación económica son los sustentados por mujeres, con menores a su cargo, siendo el hogar monoparental el caso más frecuente de demandante de atención social. No obstante sí se aprecia en el estudio que durante el pasado año se produjo un incremento en la composición familiar, incrementándose la presencia de unidades con dos adultos con dos menores.
Asimismo y desde un punto de vista de las relaciones sociales, el 40% de los hogares analizados (frente al 47% del anterior estudio) presentan problemática social de distinta índole, como menores en riesgo, violencia de género, madres con menos de 20 años, adicciones y malas relaciones con la red familiar, así como enfermedad graves o discapacidad de miembros de la unidad familiar.
Del estudio de la Obra Social se desprende también que el 5,6% de los demandantes de ayuda viven sin ingresos y el 42 lo hacen con menos de 6.000 euros al año. Además, y pese a los restrictivos ingresos medios de las familias en situación de vulnerabilidad ante la crisis, resulta igualmente significativo el importante peso que tiene en la economía de estos hogares la vivienda, ya sea de alquiler o con carga hipotecaria. En este sentido, el 40% de esos hogares dedican más del 60% de sus ingresos al pago de la vivienda habitual.
Ayudas
El programa de ayudas económicas de emergencia social para las familias más necesitadas de La Caja de Canarias destinó en el recién terminado año 2011 un total de 642.000 euros, a ayudar directamente a unas 4.000 personas pertenecientes a 1.500 familias canarias en situación de nueva pobreza, derivada de la crisis económica.
Debido a la continuidad de la situación de vulnerabilidad económica que se vive en nuestro territorio, la Obra Social de La Caja de Canarias ha mantenido desde 2009 su programa de Ayudas de Emergencia Social con el objetivo de ayudar a las familias canarias que más lo necesitan, a través del cual ya se ha repartido más de cuatro millones y medio de euros.
Según explica el presidente de La Caja de Canarias, Juan Manuel Suárez del Toro, la continuidad de este programa se justifica en las grandes bolsas de población en situación de exclusión social o en riesgos de caer en ella derivado del incremento del paro. En este contexto, la finalidad de este programa es dar una respuesta rápida, eficaz y en coordinación con los ayuntamientos a la situación de precariedad en que se encuentran muchas familias canarias. Las bases de la convocatoria se centran sobre todo en las unidades familiares con dificultades a partir del ejercicio 2008, año de comienzo de la crisis y por ende del aumento de forma significativa e imparable de las cifras de paro.
Con cargo al programa 2011 de la Obra Social, en el que ha colaborado el Cabildo de Lanzarote con 100.000 euros y el de Fuerteventura con 42.100 euros, y La Caja de Canarias con medio millón de euros, se han tramitado cerca de 2.000 expedientes de solicitud de ayuda de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. La ayuda media que se concedió se elevó a 386 euros, cantidad que se concede en función de variables como el número de miembros de unidad familiar, y los ingresos medios de la misma. En cualquier caso, la media de ingresos anuales que registraron las familias beneficiarias de este proyecto está en 5.687 euros.
El programa de ayudas de emergencia social de la Obra Social de La Caja de Canarias ha detectado desde su puesta en marcha un alto porcentaje de familias con todos sus miembros en edad de trabajar en situación de desempleo, un porcentaje que ha ido en aumento, dado que en anteriores ediciones la media estaba en el 32% de los casos y en 2011 subió al 41,38.
En cuanto a la tipología de ayudas concedidas en el pasado año, el 48% fue en alimentación, para lo que La Caja de Canarias cuenta con unas tarjetas (tipo tarjetas regalo) cargadas con un saldo y a emplear en supermercados en artículos de alimento y aseo de primera necesidad. Asimismo, el 24% de las subvenciones aprobadas se destinaron al pago de alquiler de vivienda; el 13 a material, ropa y comedor escolar; y el 10% a suministros básicos como agua y luz. El programa también contempla el pago de gastos de farmacia, prótesis y elementos básicos para el hogar.
Con este programa, La Caja de Canarias ha pasado a tener un papel más activo en la lucha contra la exclusión, creando una herramienta para dar respuesta urgente a las necesidades más fundamentales de los hogares isleños. Precisamente, una de las principales característica de estas ayudas consiste en la rapidez de su proceso de gestión y abono, apenas una semana desde que se presenta la solicitud, vía Servicios Sociales de los ayuntamientos. Estos departamentos son los encargados de entrevistar y elaborar las propuestas de ayudas y remitirlas a la Obra Social para su resolución y pago.