sábado, 4 de febrero de 2012

La ciudad recorta un millón para menores y mujeres maltratadas


El Ayuntamiento elimina su aportación a los convenios con el Gobierno y el Cabildo que financian los programas porque le obligaría a contratar más personal

Fuente: La Provincia

El Ayuntamiento de la capital grancanaria eliminará este año su aportación de 1.129.524 euros para el desarrollo de varios programas sociales de apoyo a mujeres maltratadas, menores en situación de riesgo y la Prestación Canaria de Inserción (PCI), que se llevan a cabo mediante convenios con el Gobierno canario y el Cabildo. El director de gobierno de Personal y Seguridad, Claudio Rivero, aseguró ayer que dicho recorte corresponde a la eliminación de las partidas que el Ayuntamiento destinó el pasado año a contratar a trabajadores temporales para desarrollar los programas. A partir del próximo año, señaló Rivero, "esos programas se desarrollarán con personal municipal de plantilla o a través de ONG".

Los últimos despidos de trabajadores, contratados para estos programas, afectaron a nueve trabajadores del programa de prevención y protección de víctimas de violencia machista y se produjeron el pasado 31 de diciembre. Rivero sostuvo, en la línea de lo manifestado en su día por la concejala de Servicios Sociales, Rosa Viera, que "no son despidos sino finalizaciones de contratos".

El director de gobierno explicó que el personal contratado a través de dichos convenios se ha ido incorporando a la plantilla como personal laboral indefinido, tras ir a los tribunales, por lo que el Ayuntamiento cuenta "con trabajadores suficientes" para desarrollar dichos programas. Añadió que en Servicios Sociales hay unas 40 personas que se han incorporado a la plantilla, tras su contratación como personal temporal, por lo que se intentará convencer al Cabildo, que es el que reparte el dinero de los programas que llega del Gobierno canario, para que se puedan gestionar con el personal de plantilla del Ayuntamiento, o bien a través de ONG. "El Ayuntamiento se ha ido cargando de trabajadores sociales. Se acabó seguir contratando gente, primero porque hay un real decreto que prohíbe contratar a más personal y, segundo, porque contamos con personal suficiente. Eso no va a suponer que el municipio vaya a perder el dinero del Gobierno para los programas", sostuvo.