jueves, 28 de junio de 2012

UNA TREINTENA DE PACIFISTAS CANARIAS NO COLABORAN CON SU DINERO PARA LAS GUERRAS


UNA TREINTENA DE PACIFISTAS CANARIAS
NO COLABORAN CON SU DINERO
PARA LAS GUERRAS 


Se adhieren a la “Campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar”, que se viene realizando los últimos años a través de la campaña de Declaración de la Renta de la agencia Tributaria.
Activistas de diversas organizaciones sociales , se han adherido a la “Campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar”. Esta es una campaña de desobediencia civil no-violenta de ámbito estatal, con más de dos décadas de antigüedad que en cada ejercicio reúne más ciudadanos y ciudadanas desobedientes, con el fin de conseguir la desmilitarización de la política económica y reclamar para los impuestos un destino coherente con valores de solidaridad, paz y justicia.
Las objetoras y objetores han presentado públicamente sus declaraciones, que incluían la Objeción Fiscal a los gastos militares, lo que supone que se detrae una cantidad simbólica o proporcional al gasto militar realizado por el Estado. Esta cantidad se destina a una entidad o proyecto colectivo que contribuirá a construir un mundo más justo, solidario y en paz. En las islas más de 3.000 euros.
Mediante la Campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar somos muchas las personas que decidimos consciente, pública y colectivamente no financiar la estructura militarista, no colaborar con los ejércitos y trabajar por su desaparición. No tenemos por tanto intención de defraudar, puesto que la objeción se hace de manera pública y se comunica al Delegado/a de Hacienda.
Las  activistas denuncian también que en el 2011 fueron presupuestados 8.500 millones de euros para el Ministerio de Defensa; sin embargo el Gasto Militar real  duplicó esta partida,  al superar los 18.337 millones y más de 30.000 millones si sumamos el gasto en control social. El gasto militar diario en el 2011 fue de 47 millones de Euros.Esta cantidad supone un gasto de 666 € por persona destinados a la preparación de las guerras. 
Mientras los recortes presupuestarios son generalizados en educación, sanidad o servicios sociales, en Gasto militar sólo el 1,3% y no solo no se cancelan programas de inversiones militares, sino que incluso aparecen otros nuevos. El gasto militar no es social: más de 3 veces que el de sanidad, más de 4 veces el de ss. sociales, más de 4 veces el de educación, más de 8 veces el de vivienda .
Miles de millones de euros de dinero público irán a parar un año más a la fabricación de armamento o a la financiación de operaciones militares como la de Afganistán o Libia, que suponen el asesinato de miles de civiles cada año, la muerte de militares españoles/as y el enquistamiento de los conflictos violentos que padecen dichas sociedades. Las prioridades de quienes detentan el poder político están claras: prepararse para matar es más importante que cuidar y educar.


Más información sobre la campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar: