Ir al contenido principal

Nuestra dignidad no admite recortes

Fuente: La Opinón

Nuestra dignidad no admite recortes

En un barrio de una pequeña ciudad de un país ultraperiférico esperaban más de cincuenta personas, casi todas mujeres, por fuera de una asociación, para recoger excedentes de comida de la Unión Europea

ASUN FRÍAS HUERTA. CONCEJALA DE SÍ SE PUEDE EN EL AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE Habían tocado en la puerta del local social cien veces y nadie les abría. El malestar crecía pero ni la lluvia, ni el viento, ni la impuntualidad de los repartidores de alimentos eran motivos suficientes para marcharse a casa sin nada. La necesidad de darle de comer a la prole y la visualización de las despensas vacías eran razones muy poderosas para permanecer enchumbándose bajo la calurosa tormenta de aquel otoño subtropical. Mientras unas discutían sobre quién había llegado primero, otras intentaban pasar desapercibidas. Any era una de las que no levantaba la mirada del suelo, avergonzada. Sentía vergüenza por no tener dinero, porque la obligaran a acudir a la beneficencia y porque todo el barrio tuviera que enterarse. Se culpabilizaba por aquel fastidioso reuma que ya no permitía que la explotaran durante doce horas diarias. Nadie había cotizado por su trabajo y en el consultorio médico le habían dicho que, para poder atenderla, tenía que arreglar antes unos papeles. Hacía más de un mes que esperaba a que la asesorasen en los servicios sociales pero las pocas trabajadoras que quedaban allí no daban avío, dado que sus otras compañeras llevaban mucho tiempo de baja y no eran sustituidas.

Con la crisis mundial, estaba justificado que se recortasen la mayoría de los servicios públicos y las escasas políticas redistributivas existentes en aquel país. Pero la tijera no se utilizaba para reducir los beneficios de los bancos ni multinacionales foráneas, ni los sueldos de los mandatarios locales. En aquella atrasada organización social, triunfaban quienes tenían mucho dinero y eran capaces de permanecer ingresando lo máximo con la mínima inversión, por encima de todo. Incluso a costa de cobrarse la dignidad y la vida de miles de personas como Any.

En la otra esquina de la calle, otra mujer sentía vergüenza por ser concejala del municipio en el que aquello sucedía. Después de preguntar a varias vecinas, previó que el reparto se realizaría sin criterio ético ni profesional alguno. Pudo confirmarlo, tras más de una hora de espera colectiva, cuando llegó el presidente de la asociación con las cajas de alimentos y el gran grupo se agolpó a su alrededor, compitiendo por conseguir algo, como cuando tiraban comida de los aviones en las campañas de emergencia internacional.

Esta historia real tuvo lugar hace unas semanas en Añaza y es sólo un botón de muestra del avance de las políticas neoconservadoras y clientelares en Canarias. Con semejante panorama, seguimos exigiendo el derecho a unos servicios públicos de calidad y a unas políticas reales de redistribución de la riqueza. Nuestra dignidad no admite más recortes.

Entradas populares de este blog

PRIVATIZACIONES SOSPECHOSAS

El cuatro de octubre conocíamos una jornada a la que asistieron el Gobierno de Canarias, la ZEC y la empresa Solimar. En esta jornada se habló sobre el sistema de atención a la dependencia y que éste debe construirse sobre tres pilares: las ONG, el sector privado y la propia Administración pública.
La consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, describió una grave situación en Canarias debido principalmente al envejecimiento de la población, por lo que desde el gobierno se pretende “articular un potente servicio de atención a los dependientes más leves, los de grado 1, con servicios domiciliarios y especializados, pero, al mismo tiempo, a habilitar más plazas residenciales y diurnas”. Por otra parte, describía la mala situación de las residencias ya que “no hay plazas públicas disponibles y apenas existen posibilidades de concertar plazas con el sector privado” por lo que el Gobierno de Canarias quiere desarrollar un futuro plan de infr…

SÍ ES LEY, PERO NO DE SERVICIOS SOCIALES II: UNA OPORTUNIDAD PERDIDA.

Este es el segundo artículo sobre el proyecto de ley de Servicios Sociales de Canarias que se encuentra actualmente en proceso de debate parlamentario. Desde REDESSCAN consideramos que el proyecto de ley de Servicios Sociales será, nuevamente, una oportunidad perdida para mejorar la vida de las personas que viven en Canarias. En este sentido, no se entiende que los grupos de la oposición hayan renunciado a la presentación de enmiendas a la totalidad y esperamos que en las parciales se pueda, por lo menos, mejorar un texto que desde nuestro punto de vista tiene un exceso de déficit y contradicciones.
En primer lugar es incompresible el tratamiento que se da a la que aún sigue siendo la ley vigente en materia de Servicios Sociales, ya que se afirma que este proyecto de ley “…eliminará el carácter asistencialista de los servicios sociales, tal como ha venido configurado en nuestra Ley de Servicios Sociales de 1987”. El asistencialismo no venía configurado en la ley del 87. No ha sido la n…

REDESSCAN PRESENTA UNA COMUNICACIÓN EN EL III CONGRESO DE TRABAJO SOCIAL DE ARAGÓN (28 AL 30 DE SEPTIEMBRE) SOBRE LOS "EFECTOS DE LA CORRUPCIÓN EN EL ESTADO DE BIENESTAR ESPAÑOL. UN ACERCAMIENTO A SU IMPACTO EN LOS SERVICIOS SOCIALES EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS"

Compartimos el resumen y la conclusión de la misma:
La crisis económica iniciada en 2008 ha puesto de manifiesto la fragilidad del Estado de Bienestar Español y sus dificultades de financiación pública debido en parte a la presión encaminada a desmantelar buena parte de los sistemas de protección social, entres ellos los servicios sociales. Además, el imperativo de consolidación fiscal ha forzado la introducción de cambios de urgencia en numerosas áreas de bienestar, entre ellos los servicios sociales, acompañados de ajustes y trasvases de gasto social.
Asimismo, aunque estos cambios han afectado a los distintos modelos de regímenes de bienestar (continental, liberal, socialdemócrata y mediterráneo) estudios señalan grandes diferencias en las reformas adoptadas en sus políticas sociales y sistemas fiscales (Del Pino y Rubio, 2013; Moreno, L. Del Pino, E. Marí-Klose, P y Moreno-Fuentes, F.J. , 2014; Ruiz-Huerta, Ayala y Loscos, 2015).
Por otro lado, no se ha tenido en cuenta suficienteme…