sábado, 2 de noviembre de 2013

Reflexiones sobre datos EPA 3 trimestre 2013

Reflexiones a la luz de los datos de la EPA del tercer trimestre de 2013

Canarias alcanza una tasa de paro del 35,12% en el tercer trimestre de 2013, la peor de su historia.El número de parados llega a 393.400, la cifra más alta desde que existe la EPA.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre de 2013(de julio a septiembre) coloca a Canarias con una tasa de paro del 35,12%, un máximo histórico desde que existe la estadística de la EPA, por encima de los anteriores registros trimestrales del actual periodo de crisis iniciado en 2008 y muy superior a las máximas cotas alcanzadas durante las crisis anteriores de los años 1983-85 y 1992-93.

El número de parados se eleva a 393.400, cifra jamás antes alcanzada y el número de ocupados cae a 726.600 personas, la cifra más baja desde el principio de esta crisis.
Son datos desoladores e inasumibles, que les confieso no esperaba, pues son contradictorios con el comportamiento que en el trimestre julio-septiembre han tenido los indicadores de paro registrado y de afiliados a la Seguridad Social como luego comentaré y con los datos del comportamiento del turismo extranjero.

La diferencia con la tasa de paro estatal (25,98%) se amplía a más de 9 puntos (9,14 p.p.), muy cerca de la mayor diferencia que ha existido con la tasa estatal que se produjo en el segundo trimestre de 2010 (9,38 p.p.). Y además Canarias adelanta a Extremadura como segunda comunidad con mayor tasa de paro sólo por detrás de Andalucía.

El número de parados en las Islas se incrementa en 22.000 (5,93%) respecto al trimestre anterior y en 15.200 (4,02%) respecto al mismo trimestre del año anterior (EPA 3o T 2012). Además se sigue perdiendo empleo en el Archipiélago puesto que los ocupados disminuyen en 4.100 personas en variación respecto al segundo trimestre del año (variación intertrimestral) y caen en 19.700 en relación al tercer trimestre de 2012 (lo que llamamos variación interanual).

La gravedad de estos datos resalta aún más si observamos el comportamiento del mercado laboral en los mismos meses del año 2012, para poder comparar el mismo periodo estacional. Así en la EPA del tercer trimestre de 2012 los parados sólo
subieron en 7.400 personas y los ocupados cayeron en 1.600 efectivos respecto al trimestre anterior, datos como se puede observar mucho mejores que los de 2013 que estamos comentando.

Es cierto que en el tercer trimestre de este año la EPA señala que la población activa (personas que estando en edad de trabajar lo hacen o lo buscan activamente) ha aumentado en 17.900 personas en relación al trimestre anterior, cosa que les adelanto pondrá el Gobierno canario como explicación del incremento del paro, pero eso en todo caso podría explica el incremento de 17.900 nuevos parados pero no de 22.000, porque los otros 4.100 se producen por pérdida de empleos (caída de ocupados).
Esta persistente preocupación por el incremento de los activos que manifiesta continuamente el Presidente Rivero cuando los datos del paro son malos, no se nombra cuando caen los activos y esto produce una disminución de los parados, como sucedió en la EPA del segundo trimestre de este año. Conviene recordar que en el segundo trimestre de este año los activos cayeron en 23.200 personas, lo que produjo una caída del paro de 14.300 efectivos, pero también se debió a una pérdida de ocupados de 9.000 personas.

Cada vez me resulta más antipática esa recurrencia al incremento de los activos (que en el caso de Paulino Rivero se asocia siempre a la llegada “de los de fuera”) como seudoexplicación del incremento del paro. Ya en otro escrito he comentado que la variación de la población activa es un complejo saldo (o balance) de diversos factores, donde la llegada de inmigrantes es uno más, pero donde por ejemplo influye también la deseable incorporación de la mujer al mercado laboral o donde hay que restar los jóvenes que cada vez en mayor número abandonan las islas para conseguir trabajo fuera.

Y que tener una alta tasa de actividad no conlleva tener una alta tasa de paro. Recuerdo que la tasa de actividad es el porcentaje de activos sobre la población de más de 16 años. Es cierto que Canarias tiene una alta tasa de actividad. En la EPA del tercer trimestre de este año un 62,49% frente al 59,59% de media estatal. Pero esos 2,9 puntos porcentuales de diferencia no explican la brecha de 9,14 puntos en la tasa de paro que tienen las Islas respecto a la media estatal. Como tampoco avala esa relación el hecho que la comunidad española que tiene la mayor tasa de actividad, por encima de Canarias, como es la Comunidad de Madrid (62,69%) tenga una tasa de paro de sólo el 20,05%, de las más bajas del estado.
Por no decir que en economía, en teoría del crecimiento, el aumento de la tasa de actividad se considera un factor de crecimiento económico a largo plazo, así como el incremento de la productividad.

Los malos datos de la EPA para Canarias subrayan su gravedad porque a nivel del conjunto estatal el número de parados disminuye en 72.800 efectivos (-1,22%) respecto al segundo trimestre de este año, lo que hace que se reduzca, aunque sea levemente, la tasa de paro por debajo del 26% (25,98%). Y además se elevan los ocupados ligeramente en 39.500 (0,24%). Datos claramente mejores que el mismo periodo del año anterior. Efectivamente, la EPA del tercer trimestre del año 2012 arrojaba 85.000 parado más (+1,49%) y 96.900 ocupados menos (-0,56%). No es este el texto donde criticar la interpretación demasiado autocomplaciente y de “cambio de ciclo” que da el Gobierno de Mariano Rajoy de estos datos, que también tiene sus limitaciones, porque deseo centrarme en los indicadores de Canarias.

Para Canarias los datos de la EPA son aún más devastadores porque se dan en unos meses inigualables en cuanto al comportamiento del turismo extranjero. Así el número de turistas extranjeros que visitaron las islas de enero a septiembre se ha incrementado un 1,9% respecto al mismo periodo del año anterior (que ya fue bueno por cierto), alcanzando los 7,5 millones de visitantes (datos de FRONTUR). Pero incluso los meses de verano han sido mejores que esta media del periodo: en julio el incremento fue del 2,7%; en agosto del 6,1% y en septiembre del 5,1%.
Los datos del gasto turístico total son aún mejores con un incremento del 7,6% en el periodo de enero a agosto (último dato de EGATUR a fecha de hoy) lo que ha llevado a que el gasto total ascendiera a 7.241 millones de euros. Y extraordinario también el gasto en los dos meses de verano de los que tenemos datos: en julio subió un 8,9% y en agosto un 6,8% sobre los mismos meses del año anterior.

Quizás la explicación del poco arrastre que está teniendo este gasto en el deseable incremento de la contratación, y su repercusión en el empleo, esté en que la crisis económica ha ido disminuyendo la parte de ese gasto que se queda en Canarias e incrementándose lo que se queda en “origen”, es decir fuera de las Islas. Los datos del ISTAC desde 2006 a 2012 sobre la distribución del gasto turístico en destinoy en origenconfirman como la oferta canaria ha ido disminuyendo su capacidad de negociación con turoperadores y agencias de viajes en relación al precio del paquete turístico, aunque esto lo comentaremos en otro momento.
Por cierto, el incremento de la llegada de turistas no se debe a una mejora de la competitividad de nuestro sector turístico sino a las “desgracias” que sufren
nuestros competidores del norte de África y especialmente la enorme inestabilidad política que sufre Egipto.

Los datos de la EPA si embargo son contradictorios con los datos existentes de paro registrado y de afiliados del trimestre julio a septiembre en Canarias. En efecto, en estos tres meses los parados registrados disminuyeron en 8.982 personas y los afiliados a la Seguridad Social se incrementaron en la significativa cifra de 11.032 inscritos. No es la primera vez que se da esta situación al ser instrumentos metodológicamente diferentes, aunque es cierto que la EPA está considerada como el mejor indicador del mercado laboral y su metodología es la misma que utilizan el resto de países de la Unión Europea y que publican las estadísticas oficiales de EUROSTAT.

Como les comenté en algún nota anterior de principios de septiembre, analizando los datos de paro registrado de agosto, y a pesar de estos demoledores datos de la EPA, sigo creyendo que los datos del mercado laboral del último trimestre del año 2013 mejoren porque las previsiones turísticas de extranjeros siguen siendo excelentes tanto para el último trimestre como para el invierno de 2014. El Informe de coyuntura de la CEOE de Tenerife sobre el “Segundo trimestre de 2013 y perspectivas” prevé que la crisis de Egipto y Siria “desviará a Canarias hasta finales de 2013 unos 250.000 turistas extranjeros que de otra forma no hubieran venido al Archipiélago”.

No obstante, esta buena perspectiva turística y la previsible mejora del PIB canario, incluso con datos positivos para el tercer y cuarto trimestre de este año 2013, no garantiza que ello se traslade de forma relevante a la creación de empleo. Recuerdo que en el año 2011, cuando parecía que remontábamos la crisis, el PIB canario creció un 1,7% y sin embargo los resultados del mercado laboral fueron horribles. En concreto en ese año 2011 los parados estimados por la EPA crecieron en 27.500 y los empleos (ocupados) cayeron en 7.600; mientras que los parados registrados también crecieron en 10.949 personas y los afiliados cayeron en 10.542 inscritos.

Todo esto ha de hacernos reflexionar sobre la enorme dificultad que Canarias va a tener, al margen de que la macromagnitud PIB ofrezca resultados positivos, para generar empleos en los próximos años tanto para recuperar los más de 150.000 destruidos durante la crisis como para ofrecer oportunidades laborales a las nuevas cohortes de jóvenes que demandan un puesto de trabajo en su tierra.

Les recuerdo que el archipiélago tardó 14 años en disminuir la tasa de paro de cerca del 29 % que dejó la crisis de 1992-93 hasta el 10% en el año 2007 (nunca logramos que bajara de esta cifra). Y eso en un contexto económico irrepetible de boom de la construcción, procesos urbanizadores intensivos, crédito exuberante y barato, tanto para la inversión como para el consumo, con el consiguiente endeudamiento masivo, fondos europeos abundantes, etc.
Fermín Delgado 25 de octubre de 2013