lunes, 20 de junio de 2011

Odra Rodríguez mas.jpg / Canarias 7 / Las Palmas de Gran Canaria 20/06/2011
La crisis económica ha creado un nuevo perfil de pobreza. Se trata de personas que nunca habían recurrido a la ayuda social, en paro, del sector de la construcción, con problemas familiares y que ingresan un media anual de 5.626 euros. La Obra Social de La Caja de Canarias pone en marcha, por tercer año consecutivo, el programa de Ayudas de Emergencia Social.

La Obra Social de La Caja de Canarias ha atendido las necesidades perentorias de 15.500 personas, pertenecientes a 5.458 unidades familiares, debido a la crisis económica, a través de su programa de Ayuda de Emergencias Sociales desde 2009 y que desarrolla con la colaboración de los servicios sociales de los ayuntamientos. A esta labor de apoyo a las familias canarias en situación de precariedad económica se ha destinado un presupuesto de 3.890.000 euros y han colaborado los cabildos insulares de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. Para la campaña de este año, la tercera consecutiva, que se inició el pasado mes de mayo, se cuenta con una dotación 740.000 euros, según los datos que ofreció ayer la entidad social.

Con el bagaje y la información de estos tres últimos años, la Obra Social ha realizado una fotografía del perfil de la nueva pobreza. Para ello ha analizado los 6.655 expedientes cedidos por los consistorios locales. La entidad social señala que esta nueva pobreza aunque está básicamente relacionada con la crisis económica, el paro y el desempleo, también es consecuencia «de cambios de estructuración familiar, como son el incremento de familias monoparentales o casos de violencia de géneros, adicciones, menores en riesgo, entre otros», apuntó la misma fuente.

Se trata de personas o núcleos familiares que nunca habían demandado atención social para cubrir sus necesidades básicas. Los hogares que más han empeorado son los sustentados «por mujeres, por jóvenes y por inmigrantes y más si tienen hijos y que viven en un entorno urbano». Además, destaca que en la mayoría de los casos «cuando han tenido trabajo, lo han hecho en la construcción o tenían pequeños comercios». Por otro lado, la media de ingresos anuales de las familias está en los 5.626 euros, cantidad que varía ligeramente por Islas, resalta el estudio.